Alan Deivi

Érase una vez

Posted on: junio 5, 2009

La caperucita roja ya no es la misma. Seducida por la posibilidad del poder ya no huye del Lobo sino que le seduce, convirtiéndose en una presa no muy inocente.
El Lobo, que ya no come abuelitas ni se mete con cerditos resfriados, aprovecha su status de Imperador del bosque de la bota y la ceguera del leñador para continuar andando libre por el bosque y practicar todo tipo de diabluras.
  
bellucci201

Los animales del bosque le veneran por ser tan voraz y legitiman sus actos mismo sabiendo que el cuento se sale del guión. Caperucita, que llama al Lobo cariñosamente de papi, está muy preocupada por convertirse en celebridad, y sabe que en los tiempos que corre ser puritana no es la mejor manera para lograrlo.

Esa historia no tiene moraleja.

Paseo_jardin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


  • Ninguna
  • NEBE Madrid: Genial que vc tenha falado da nossa festa, te agradeço de coração e espero que vc tenha gostado. Edineia da Silva
  • Mr WordPress: Hi, this is a comment.To delete a comment, just log in, and view the posts' comments, there you will have the option to edit or delete them.

Categorías

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: